FECUNDACION IN VITRO (LA OTRA CARA)

LirolaCusso_Maika_125La maternidad es una faceta que la mayoría de las mujeres quieren experimentar. Para algunas es muy fácil quedarse embarazada mientras que a otras les cuesta horrores. Se dice que se tiene algún problema cuando se intenta concebir durante un año y no hay resultados positivos.
Las mujeres solo tenemos un período de aproximadamente 24 horas en cada ciclo menstrual para concebir, que es cuando el óvulo liberado queda viable. Saber encontrar ese momento puede resultar costoso. Pero en ocasiones incluso encontrando este período no se produce el embarazo porque existe algún problema. Es en este caso, es cuando se acude a la ciencia y a los métodos “artificiales” para conseguir el positivo.

Hoy os quería hablar sobre la fecundación in vitro pero desde otro punto de vista, no desde la perspectiva de una mujer que quiere quedarse embarazada, sino la de una amiga entrometida.

Hace un par de años:
-Chicas cómo vais? Comemos mañana?
Y lo que se planteaba cómo una comida normal entre amigas en la que cada una nos ponemos un poco al día, chismorreamos y pasamos un buen rato, vino con bombazo! Mi amiga  estaba embarazada!! Me, (nos) alegramos muchísimo! Pero justo cuando nos calmamos soltó otro bombazo. Había sido in vitro.
Instantáneamente mi cabeza se puso a dar vueltas, in vitro? Entonces lleva tiempo intentando ser madre? Y yo no lo sabía? Desde cuando? Porqué? Lo habrá pasado muy mal? Cuántas cosas hay de ella que no sé? Y por qué no me lo ha contado?
De repente, la sentí tan lejana, tanto que me parecía una desconocida. Sin querer me sentí engañada. Quién era esa extraña que estaba frente a mí? Desde luego no era la que yo consideraba una de mis mejores amigas con la que hablaba de todo sin tapujos.
Sin poder evitarlo, la conversación tomó un sentido equivocado en el que yo no dejaba de reprochar. En ese momento no entendía nada y recuerdo como si fuera ayer lo mal que me sentí. No sólo por esta sensación de distanciamiento sino porque instantáneamente me vinieron a la cabeza toda una serie de comentarios que yo había hecho sin conocer su situación y que evidentemente no habría hecho de haberlo sabido.
Por aquel entonces yo estaba embarazadísima de Enzo mi primer hijo y no hacía más que insistirles a todas mis amigas que se pusieran a ello porque yo estaba tan y tan feliz que deseaba que vivieran lo mismo que yo.
Todos creemos que conocemos la vida de nuestros amigos, yo la primera. Creía que tal y cómo me decía mi amiga todavía no les apetecía ser padres. Y me había pasado el embarazo hablando de lo feliz que estaba, de las cositas que le había comprado al bebé, de cómo me lo imaginaba… Hablaba como una embarazada feliz. Ay! cuantos comentarios desafortunados le habré hecho y ella siempre guardando la compostura.
Normalmente intento evitar comentarios intrusivos tipo a: por que una pareja no se ha casado, si van a tener más hijos, que planes tienen de futuro, etc. Pienso que cada uno es libre y no tiene por que dar explicaciones. Pero cuando se trata de alguien muy cercano no creo que sea dar explicaciones sino compartir tus pensamientos, tus intenciones, tus emociones… porque al fin y al cabo que es la amistad sino compartir?

Como decía la conversación tomó un rumbo equivocado, en lugar de centrarnos en que estaba embarazada nos centramos en lo que nos había ocultado y no sabéis como me arrepiento de que así fuera. Pero al final somos humanos y muchas veces nos dejamos llevar por las emociones. El caso es que no estábamos empatizando nada con ella. Hacía nada que se acababa de enterar de que por fin estaba embarazada después de años de lucha. Y al decírselo a sus amigas con toda la ilusión reaccionan así? Después de todo lo que ha sufrido?
A día de hoy sigo pensando en que debería habérmelo contado, soy su amiga yo también quería estar ahí cuando lo pasaba mal, pero al mismo tiempo lo entiendo y entiendo su razonamiento para no hacerlo.
Es muy duro enfrentarte a un choque entre tus expectativas y la realidad y más con algo de esta envergadura. Siempre te has imaginado que va ha ser fácil lo de tener hijos, y si luego llega el día y no es así, es difícil de asimilar. Empieza a convertirse en una obsesión y la vida de la pareja gira en todos los sentidos entorno a cómo convertirse en padres. A nivel emocional todo depende de las esperanzas de éxito que se tengan , a nivel económico se hacen grandes sacrificios para reunir el dinero necesario para los tratamientos. Y después de todo esto si todavía tienes que aguantar a la familia y amigos preguntando cada día, apaga y vámonos. Por eso mi amiga decidió no contar nada porque no quería que a parte de la pareja todo su mundo “exterior” también girara entorno a eso y pasar su preocupación a los demás. Dice que prefería aguantar según que comentarios (que como os podéis imaginar según en que fase del tratamiento se encontrara sentaban mejor o peor) a tener a todo el mundo pendiente de ella y en modo tabú (conteniendo según que comentarios).
Han sufrido mucho, durante tres años se ha sometido a dos inseminaciones artificiales y tres fecundaciones in vitro. Dos intervenciones, mucha, muchísima medicación, miedo, nervios ,incertidumbre, miles de euros invertidos. Nada de viajes, nada de comprar el coche que gusta, nada de piso caro, nada de boda, hay que ahorrar. A todo esto sumarle comentarios que no van con maldad pero que duelen, ver cómo tus amigas se quedan embarazadas y son felices y tener que guardar este sufrimiento para ti. Qué duro, qué valiente.

Por mucho que lo creamos la única vida que conocemos es la nuestra y a veces ni eso. A mí como lección me queda que cada uno ve desde un cristal diferente y que jamás puedes juzgar sin conocer, que cada uno actúa lo mejor que puede y eso no significa que sea lo que tu quieres o esperas . No hay que dar nada por hecho y todos en general tenemos que aprender a ver más allá de las palabras.

Amiga si me lees, lo siento, te quiero.

Aprovecho para enseñaros algunas fotos que me hizo Lirola & Cussó durante mi segundo embarazo.

Gracias por leerme. Podéis seguirme en instagram e.al.cuadrado

Maika.

 

 

Anuncios

1 comentario en “FECUNDACION IN VITRO (LA OTRA CARA)”

  1. Guapa!! yo me he sentido como tu en otro tipo de situaciones con amigas y entiendo tu reacción perfectamente. Pero haces bien en recapacitar y ver sus motivos y ponerte en su piel pq facil para ella no tubo que ser. Yo me intento poner en la piel de esas mujeres y me alegro taanto cuando sabes que al final todo ha ido bien… asi que quedemonos con el final feliz en esta historia y espero que todo le fuera bien. Besitoss!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s